ANHELO


Con dulce voz, el hada dijo: «Pide un deseo, cierra los ojos y sopla las velas para cumplirlo». Cerró los ojos, pidió el deseo, y no había hada después de abrirlos.




© Aymer Waldir (2005) - Revista Almiar - Volver a página inicial