EVIDENCIA


Entonces Eva dejó la quijada del burro en la mano
del dormido Caín.


© Aymer Waldir (2005) - Revista Almiar - Volver a página inicial