TELA DE JUICIO


Los sastres de palacio no lo engañaron con lo del traje nuevo. Tenía claro que el vestido no lo verían los estúpidos e ineptos; tampoco el resto de la corte. Todo resultó ser un ardid del exhibicionista emperador.


© Aymer Waldir (2005) - Revista Almiar - Volver a página inicial