Luna llena


«Yo le tengo miedo a la luna llena», me dijo Pedro el joyero. «Desde que vi la película El hombre Lobo no hay manera de que me acueste tranquilo en noches de luna» —me confesó. «Mi mujer me ha dicho que, dormido, a veces me da por aullar. Ya fui donde el doctor y me recetó un té de floripón para que me distraiga el sueño...». Pero a la mujer de Pedro, la Candelaria, lo que le quita el sueño son esas enormes uñas que a Pedro el joyero le crecen en noches de luna llena y con las cuales le rastrilla suavemente la espalda, y ya no digamos, ese llantito como de lobo consentido, cuando hacen el amor bajo la luna en medio del traspatio...


© Luis E. Mejía Godoy (2003) - Revista Almiar - Volver a página inicial

- Imagen: Fotografía por Mirit Borovoy y José L. Martínez Eyheramendy ©,
de su muestra publicada en Almiar.