Aló, dijo el sordo, y el mudo colgó.



© Luis E. Mejía Godoy (2003) - Revista Almiar - Volver a página inicial