MARÍA PITARCH



PINTURA




Exposición

Página de la autora (http://www.arsmystica.org/)


Sala 1 · Sala 2 · Sala 3 · Pág. Principal


DANZA Y LÁGRIMAS



EL PROBLEMA



MANTO

Sala 1 · Sala 2 · Sala 3 · Pág. Principal



LA AUTORA Y
SU OBRA


ALMIAR
se complace en presentaros la obra de MARÍA PITARCH, pintora en cuyas obras la luz y el color se funden, armoniosamente
, al servicio de una profunda espiritualidad.

María Pitarch Torra nace en Sabadell (Barcelona) en 1947 y reside en Aragón desde 1973.

Es licenciada en Bellas Artes por la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona. Los profesores Ramón Sanvisens y Jaime Muxart serán quienes más la animen a buscar su propio modo de expresión. Mucho más tarde, ya licenciada, completará su formación en dibujo clásico en la prestigiosa academia de D. Alejandro Cañada, en Zaragoza.

Comienza su carrera artística en la revista catalana Patufet, editada en Barcelona, en la que colabora como ilustradora y como diseñadora de un curso de dibujo, durante los años 1968 a 1972.

A la vez ejerce la docencia, actividad que compartirá con su dedicación a la pintura durante largos años.

Circunstancias personales, le harán trasladarse desde Barcelona, donde vivió hasta los 24 años, a una ciudad del Pirineo Aragonés, donde residirá dos décadas, antes de asentarse en Zaragoza, donde vive actualmente. El aislamiento de su mundo cultural y la soledad influirán mucho en su pintura posterior, ya que son terreno donde se iniciará una profunda búsqueda espiritual, en la que tendrá oportunidad de formarse mediante cursillos y contactos con grandes maestros de la espiritualidad contemporánea, unos muy conocidos, como Thony de Mello, Jacques Castermane y Nicolás Caballero, y otros no, pero no por ello menos significativos, y cuyas enseñanzas influirán en su pintura posterior.

Su inquietud y curiosidad le hace probar distintos campos del quehacer artístico: cerámica, grabado, fotografía, nuevas tecnologías. En todos ellos tiene la oportunidad de formarse con grandes artistas, algunos de gran prestigio en su categoría, como Fernández Chiti en cerámica, Jesús Pastor, Monir, Mariano Rubio, Alicia Díaz y otros en grabado, y José Ramón Alcalá en nuevas tecnologías digitales.

En pintura, que es donde se expresa con más profundidad, su estilo se va definiendo poco a poco en una pintura de abstracción lírica, en la que prevalece el movimiento, gestual muchas veces, y con frecuencia simbólica y portadora de un mensaje espiritual. Una parte importante de su obra puede considerarse pintura religiosa o más bien mística, ya que intenta expresar la experiencia religiosa en un sentido ecuménico.

Esta novedad en la expresión de la fe, llama la atención de dos importantes entidades: la revista Ars Sacra, que le dedicará un artículo, y la Fundación Félix Granda, dedicada a encontrar nuevos valores en el arte religioso contemporáneo, y que la invita a una comunicación en un Curso de Arte Sacro.

Asimismo, su vocación pedagógica, la ha llevado a impartir algunos cursos y actividades en relación con la meditación y pintura.

Es miembro del colectivo Artymagen, de Zaragoza, principalmente dedicado a la fotografía.

© MARÍA PITARCH



.

Revista Almiar / Margen Cero™ (2002) - Aviso legal