ALMIAR

Margen Cero


nº 15 - Segunda época
abril / junio de 2010



Luis A. Henríquez Lorenzo

Imagínate el sol espléndido


Imagínate el sol espléndido.
Como un león tendido sobre el cielo.
No ruge. Sólo brilla. Intensamente.
Rabiosamente el día soleado.
Las playas, recostadas en sus curvas.
Imagínate…

A decenas de amadas a la espera.
Con sus manos exactas, sus muslos y sus risas.
El vértigo del mar lleno de abismos.
A decenas de amadas que me aguardan.
Con su estructura corporal de senos y pájaros.
Con sus labios que vienen a reinventar la gloria.
Con ostras y con dátiles escondidos.
Con cabellos que han sido trenzados para mí.
Imagínatelas con triángulos y con curvas.
Con sus vientres fecundos en que sembrar semillas.
Imagínatelas.

Imagínate entonces cuánta pena
por lo que no tendré.

Contemplo una sonrisa.
Las piernas. Las maneras de esa sonrisa.
Contemplo la emoción
crecida contra mí.
Memorias súbitas de rostros en que sostuve
la ilusión del amor definitivo.
Imágenes impresas sobre el ala
de un gran deseo inconsolable…
Stop. Párense aquí,
imágenes impresas sobre el ala
de un gran deseo inconsolable.
Párense aquí. Stop.
Detengan su aguijón que me envenena.
La sangre enamorada que me habita
querrá gritar su grito bajo el sol
espléndido. Para el amor, sí, para las playas.
La sangre que no sabe de silencios, de pausas,
de opciones contra la arquitectura de mis huesos.

Silencio. Párense aquí.
Deténganse, recuerdos.
Mi sangre enamorada parece que dormita.
Tengo una calma extraña. Deténganse.
Imagínate el sol espléndido.

Pues bien. Es como si esa renuncia fuese cierta.
Verdad. La veo tan posible. Libertadora.
Como si siempre hubiese estado.

Silencio. Pausa. Deténganse. Silencio.

Más allá de las curvas y los triángulos.
Más allá de los besos. Más allá del deseo.
Más allá de las ostras y los dátiles.
Como fiera agazapado.

Yo sé que Dios
me trajo a mis diecisiete


Volver a los diecisiete
después de vivir un siglo
es como descifrar signos
sin ser sabio competente,
volver a ser de repente
tan frágil como un segundo,
volver a sentir profundo
como un niño frente a Dios,
eso es lo que siento yo
en este instante fecundo.


(Violeta Parra)

Yo sé que Dios me trajo a mis diecisiete
el vértigo de un dulce amor silencioso;
y Dios se lo llevó, lo mismo que viene
la dicha de la vida a durare tan poco.
A veces pienso en él, distante ausente. Y a veces
me pregunto qué calles por que no anduve
me fueron alejando de ese amor breve.
(Jesús tras los cristales, sobre una nube,
contemplaba la escena: ese amor de nieve…)
O qué gestos por amputados
faltó que yo mostrara a mis diecisiete,
para acercarte a ti, amada, hacia mis brazos…

Dios desbaratador, Dios en quien se puede
Olvidar los amores con los que amamos,
no Te pido ese amor muerto en la corriente
del tiempo que nos pasa (ningún amor pasado
mueve molinos);
mas sí Te pido una certeza contra todas las sombras
y sobre los escombros que la lucha me traiga.
Si quiero respirar contigo y vayamos juntos
será para llegar a pesar de mis naufragios,
más allá del recuerdo que se agolpa
repleto de deseos y amadas que no tuve.

Apiádate de mis traiciones:
un ansia que me sube
como suben las olas
inconteniblemente,
que todas las inundaciones
llenan mis recovecos
de senos y de labios
inconteniblemente.
Abriríamos para amar…

Pero Dios, Tú me lo quitaste.
Y luego, todos.

Quédense aquí, pues.
A base de mis furias
o mis dientes
y tus designios inescrutables.


________________
Luis A. Henríquez Lorenzo (Arucas, Gran Canaria). Licenciado en Filología Hispánica, profesor de Lengua y Literatura española y educador en centros de atención a menores. Estudios de Filosofía y Teología. Simultanea su quehacer literario (poesía, narración, artículos periodísticos, ensayos…) con la militancia sociopolítica y cultural en diversos movimientos sociales y organizaciones solidarias, fundamentalmente desde claves de inspiración personalista.

Asimismo, participa activamente en cursos y seminarios sobre filosofía, teología, literatura, filología, arte, ética y política, historia del movimiento obrero, historia de la Iglesia y de los movimientos sociales, relaciones Norte-Sur y espiritualidad militante cristiana.

Cuenta con colaboraciones (poesía y prosa) en la prensa insular canaria, en revistas culturales y literarias (impresas y digitales) y en diversas antologías. Sus cinco últimos títulos publicados son:

*Las cuatro estaciones de Gea (colección literaria Para las veladas de Monsieur Teste, Las Palmas de Gran Canaria 1999).

*Como árbol plantado junto al río (publicaciones del Excelentísimo Ayuntamiento de Arucas, Gran Canaria 2001).

*Cantada por labios infantiles (Museo Canario, colección literaria «San Borondón», Las Palmas de Gran Canaria 2003).

*Huye, pájaro, al monte («colgado» en la sección de libros digitales de lawebdefelix.iespana.es, 11-04-2006).

*Bajo tu tienda, en tu montaña santa (colección «Surco Sur», Las Palmas de Gran Canaria 2007).

Contactar con el autor: luishenriquezlo[at]hotmail.com

Ilustración: Fotografía por Pedro M. Martínez Corada ©



Sumario del n.º 15 de Mar de Poesías:

Adriana Stein Alberto Romandía Peñaflor Amalia Méndez Lombao Ana María Manceda Carlos E. Sánchez Meza Carmen Herrera Diana Villamizar Graciela Wencelblat Jairo Araya Barrantes José A. Soria Estevan José L. Soto DíezJosé M.ª Moraga Liliana Lapadula Luis A. Henríquez Lorenzo Mariela Loza Nieto Miguel Crispín Sotomayor Omar A. Santos Balán Pedro Sevylla de Juana Sergio Esteban Vélez Sergio Mattano Ulises Varsovia




Archivo histórico de poemas en Margen Cero
Separata publicada en el n.º 51 (marzo/abril 2010)
Revista Almiar - ISSN 1695-4807 -
Aviso legal
Margen Cero™ es socio fundador de A.R.D.E.
Derechos reservados por sus autores