#

Páginas:


 

 

 

Paola Huaco Jara

Crucifixión

 

 

 

Vi sobre la multitud
la extraña mirada de un hombre ordinario,
la sofocante mueca de rostros que se alejan,
y el color descompuesto de la desolación.

Sentí en sus cabellos
el frío erizante de la muerte
y el galopar de toda una vida
en ausencia del amor.

Ha estado aquí el punzante aroma de su cabellera,
que ahoga en cada centro de mi alma
una nota impura para mi canción.

Él está bebiéndome en sus brazos que me aterran
golpeándome en sus piedras carceleras,
sufriéndome en su mejilla oculta
cuando intento introducirme lentamente en su caparazón.

Yo estoy deseando su palabra en mis entrañas,
una porción del alimento que me nutre en estas lumbres solitarias,
y estoy sintiendo,
desde su abrigo,
el funesto escalofrío que corroe con violencia mis sentidos.

Sabe que quiero quedarme en su mirada,
dormida tímidamente en el laberinto incognoscible
de su iris sin color.

Sin embargo,
mientras su espíritu repose en las tinieblas de la incertidumbre,
aguardaré cercana a su respiración,
y buscaré entre los escombros de su vida
la fuente invernal donde nacen
los estigmas de su crucifixión.


 

© Grupo Suicidas (2010)
Ilustraciones: Fotografías por Pedro M. Martínez ©