#

Páginas:


 

 

 

Valeria Seminario

Campos minados esteorofónicos
 

 

 

 

 

Ellos se subieron cuidadosos de mojar las bragas

Seda, rosa, fresa. La hierba regada de moscas.

Las medias abombachadas bailando sobre las piernas pobladas/

. . . . . . . . . . . . . . Y los calzones hieden sus pingas y su tela no toca el suelo.

Y corren limpios en tacones

sus barbas y bigotes sus bragas mefíticas ondean la ligereza brillante-

cortándola en la mitad roja, suspendiendo la finalización.

 

Ted Fresco baila su cabeza coronada de flores: sus ojos: brillan: su boca: es roja:

sus límites: lo diáfano: su fin: balazo limpio en la garganta. Las flores llueven en

pétalos salpicados del cielo de hoy.

 

Jimmy Bay regenera sus pasos trizados rascando sus llagas azules, Jimmy Bay lleva
una automática y sus pasos convulsionan su cabeza transparente. Son sus gotas la cadena
que fusila música cáustica fluye latas enmohecidas y las ratas te retuercen cuando les
llueven gracias del Hades de sobre. Se le vuela el vestido de tortas de té.

 

Suave Dudley fingía orgasmos tersos de terciopelo encarnado, sus maullidos sobaban sus
vibraciones redondas encadenadas en catarata de algodón y hielo seco/rosa dulce sus

gemidos ensortijados. Ronroneo espeso mojando contagiando enmelando chocando

agrietando fisurando entregándolo todo, el placer al penetrante oponente.

 

Ellos lo cruzaron radiantes en sus estelas chispeantes

esbeltas proyecciones físicas de sus manos y troncos en el horizonte

Del grass crecen hierbas malas que tienen flores blancas y amarillas

comidas por las abejas y ellos levantan sus faldas y sus piernas son velludas y
sus medias rosas, sus zapatos grandes.

Miraron sólo al frente tocándose los cuerpos, moldeando su carne

maldiciendo el ser piel y no barro.

Su trampa su hoyo jodido es negro el pelo es grueso, es grueso su corazón.

 

Cabalgando sus

sexos, cami-

nando sus

nudos

llegando hacia

el horizonte verde

asiendo sus

cuerpos

limpias sus

bragas.

 

 

 

© Grupo Suicidas (2010)
Ilustraciones: Fotografías por Pedro M. Martínez ©