#

Páginas:


 

 

Alonso Mesía Macher
La hija del aire

 

 

Desde la puerta

Siento tu olor a lienzo

Y los pájaros reverberan en sus propios plumajes

Por todo este cuarto.

 

Cállate y tejamos con alas el viento

Que nos reclame la carne llameante de esta habitación

Y de todas las habitaciones que nos recuerdan

 

 

Enlazadas ya las curvas de nuestros universos,

Una ráfaga de humo que se expande entre los dos

Que oculta en su conjuro nuestras vistas, nuestros sexos, nuestras almas,

                          Suspirando por sí misma,

                               Nos retrata

                                                   A pulso tembloroso

                                                           Como dos siluetas de otro espacio.

 

La simetría del mundo original no nos reconoce

                      Nos niega en la profundidad de su espejismo

                               Y ya no es el orden del tiempo como siempre

                              Pues la cronología se ha alterado en nuestra piel.

 

                     Y nos despoblamos con las miradas

                     Que  atraviesan todo el continente

                                     Y llameando,

                              Exhaustas por el tramo,

                                                     Se desvisten de su esencia

                                                   Y hacen de un destello de sol

                                                   Una habitación

                                         Que es en realidad un suspiro de fuego

                              Una esencia que arde sin quemarse

                              Y que nos llena las manos de sueños.

 

Cuando por fin parecemos tener las mismas manos

                                                    Y los mismos dedos

                                                    Y nuestra piel tiene un origen común

                             —Una fábrica silvestre entre la nada—

                                                    Descubres tu identidad

                                                    Y eres de nuevo la hija del aire

                                                    La que me da de respirar cuando lo quiere

                                                                     Pero casi siempre sin quererlo.

 

 

 

© Grupo Suicidas (2010)
Ilustraciones: Fotografías por Pedro M. Martínez ©