#

Páginas:


 

 

 

Noor Vásquez

Mi especie y el sultán
 

 

 

 

 

Al escribir estos versos alejandrinos, yo
sensible a la tinta y papel y corazón, lloro
mi rostro es sólo mezcla de texturas húmedas
que gotean este mundo de frases áridas.

Soy sombra naciente de un temprano atardecer
atardeceres que fueron mañanas de placer
soy parte de una especie y aquella efímera estación
que nacieron y murieron mirando hacia el sol.

Llaman estación de la esperanza la que vivo
resignación y oscuridad, temas matutinos
me siento joven y viejo al mismo tiempo
uno quiere vivir y otro muere en el intento.

Puesto que nos llaman costras de éste ácido jardín
esclavas nuestras almas deambulan por ahí
¿Por qué no miran la sangre que nos hacen llorar?
¿Por qué birlan las luces del joven arte de amar?

Pequeños pero fuertes nuestros pies peregrinan
marcha imperial de niños soldados que empecinan
un poema de protesta justo para aquel sultán,
rechoncho de gula y mitómano de barrancal.

¡Sultán de carisma gastado y sonrisa fatal!
no somos maderas suyas que mendigan un pan,
no somos esclavos que taconea por atrás
¡Oh sultán; somos niños hijos de un tronco triunfal!

Potros y retoños de este reinado sin sazón
soldados y pupilos cantemos esta canción,
juntos cortemos lo que este sultán nunca dio
con su mismo desprecio quitarle el corazón.

 

 

© Grupo Suicidas (2010)
Ilustraciones: Fotografías por Pedro M. Martínez ©