Diario de un viajero
por

Víctor López Pérez-Fajardo




Misión Baili

(Chad)


25.10.1989

Como siempre a las 6 h, el despertar, desayuno y despedida, haremos de correo hasta la misión de Sarh, donde contactamos con el padre Miguel Bañols, valenciano, también con veinte años en este país. Ha sido mucha mejor pista que los días anteriores y hemos hecho cuatro horas y media en el recorrido. En el camino hicimos fotos a unos jinetes; iban con arcos y flechas, les regalamos unos mecheros y no sabían como funcionaban. La misión es agradable, la comida también y la tarde la pasamos dos horas de comisaría y el resto comprando objetos en el Centro de Artesanía. Después buenas cervezas GALA a 330 C.F.A. Charlamos con Ignacio, otro sacerdote catalán, historias de las guerras constantes en este país desde la descolonización, historias de las curaciones con la piedra negra... Hay un hermano italiano que nos informa que Sudán ha cerrado sus fronteras con Centroafricana por la visita del presidente a Israel hace seis meses. La cuestión está clara: deberemos regresar a España por otra ruta.

26.10.1989

El día va a ser completo: quince controles diferentes habremos de pasar. En uno de ellos, oímos los llantos de un desgraciado al que estaban apaleando; Josechu, que estaba fichando dentro del puesto de policía, sale descompuesto, lo habían apaleado delante de él. Javier y yo le vemos al sacarlo los soldados: lo llevan atado, colgando como un chorizo. Francamente, me estremezco y al mismo tiempo debemos sonreír a los guardias. Qué tremenda es la vida a veces. Se nos hace interminable el salir. Nos registran el coche, pero no pagamos nada.

La entrada a República Centroafricana también es lenta y controlada, pero significa un alivio. Hacemos el campamento a 50 Km. al interior, pedimos permiso en un poblado y nos barren la tierra del suelo, hay una expectación constante. El camino ha estado lleno de saludos, todos nos saludan al pasar con la sonrisa a flor de piel.

Se cena bien, buena sobremesa, excesiva de J.W. etiqueta negra.



Ocre, es el color que nuestro paso
                                nos acerca
Verde, es el olor que nuestro olfato
                                nos regala
Blanco luminoso entretejido
                                entre las nubes
Será la despedida de otro día
Y de luna llena
mi pulso cargará esta pluma.


CONTACTAR CON EL AUTOR

vlopezfajardo[at]hotmail.com



PORTADA · EXPEDICIÓN AMÉRICA 500 · FOTOGRAFÍA · REPORTAJES
FOTOGRAFÍAS del autor © Todos los derechos reservados
Revista Almiar (Madrid; España) - MARGEN CERO™ (2002) - Aviso legal