Diario de un viajero
por

Víctor López Pérez-Fajardo



Borneo - Malaysia


12.04.1993

Queremos y lo hacemos, tomar el bus de las 7 h. para Brunei, hasta Kuta Belait.

Nos piden el visado en la estación, pero pasamos y les decimos que no necesitamos, lo cual nos costará regresar por el mismo camino, ya que en la border hay un borde que no nos deja pasar; una hora y media para ir, otro tanto para volver.

Compramos un ticket para K.K. por 109 R$ sale a las 15,45 así pues tenemos tiempo para 1. Masaje de cabeza (mucho peor que en Sibu) 2. Comer 3. Intentar cambiar itinerario en la MAS. Bus 7-9 al aeropuerto, treinta minutos de vuelo a Labuan, al sobrevolar Brunei, vemos la gran mezquita brillar abajo, minúscula, después nos internamos en el mar, las dos primeras islas más cercanas a tierra (a esta tierra de esta gran isla), parecen una, como un gran kriss y la otra una pequeña Italia, un cruce corto sobre el mar y aterrizamos en Labuan verde y organizada, maravilloso verde esmeralda en la costa, treinta y cinco minutos de escala en el avión y otro vuelo corto de 35 min. que nos lleva hasta Kota Kinabalu al fin. Rapidísimos trámites, un gran aeropuerto, taxi 10 R$ por 10 Km. de recorrido que nos muestra ya frente a las playas, las islas del cercano parque nacional que hemos visto al final del vuelo, desde el que también captamos las casas flotantes cercanas a la ciudad y entrevimos la moderna mezquita con su cúpula dorada y plata.

Nos alojamos en el maravilloso Diamond Inn que por el sorprendente precio de 60 R$ nos depara la mejor habitación con mármol incluido, aire acondicionado, música, TV y frigorífico de todo este viaje y nos repara de toda la travesía del norte de Borneo que llevamos hasta ahora. La ciudad parece grande, moderna y calurosa (por supuesto). Noche de sueño de 10 horas después de leer un poco La ciudad de los prodigios, de Eduardo Mendoza.


13-4-1993

9,30, hoy no madrugamos, en plan tranquilo, iremos al Sabah National Parks Office, donde reservaremos para 14, 15 y 16 para el Montain Kinabalu National Park, 63 R$ los dos, las tres noches en las cabañas, 14 y 16 en el Headquarters y 15 en Sayat, Sayat Hut. Tomo un folleto de la convocatoria al próximo maratón subida al Kinabalu, para septiembre. Frente a la oficina está el Mercado Filipino. Apenas alguna foto y la compra de muestras de mini-cuchillos de Mindanao. Vamos a MAS, a la mezquita y me quedo viendo el museo, casi tan interesante como el de Kuching, con magnifica colección de cuchillos (dibujo algunos), fotos comparativas de la ciudad 1903-1988, entonces era solamente algunas chozas. Magníficos Hornbill y animales disecados y grandes jarrones dinastías Ching, Ming, Yuan, Song, tambien Thai.

Regreso en bus, cambio dinero, comida en un indio, tarde tranquila.

14-4-1993

Dejo algo de equipaje y los cuchillos étnicos que he ido cambiando o comprando para mi colección, en el hotel, en seis días volveremos.

Cerca está la estación de buses y furgonetas a Ranau y Sandakan, tomamos una mini por 10 R$ hasta Kinabalu, algo más de hora y media con un magnifico paisaje aunque con fuerte deforestación y con quemas masivas de desbrozos alrededor del parque. Llegamos al Park Reception, espléndido lugar, alojamiento suficiente, dos buenos restaurantes a precios módicos. Hacemos un paseo por la selva, la temperatura es suave, estamos encantados y encuentro a Nur contento por primera vez en relación a este viaje. Comida, cena, nos atiborramos para mañana, hay varios viajeros, uno de Namibia me cuenta que va a hacer mas tarde el transmongoliano, está de moda, sin embargo con África me confirma que nadie pasa el Sahara, ya sea por Níger, ya por Mali. Continúa el problema en Argelia. Temperatura perfecta para dormir.

15-4-1993

Tomamos un guía conjunto todos los viajeros (es obligatorio), quizás hay una posibilidad de evitarlo empezando a caminar de noche, pero no merece la pena. A las 7,45 salimos en un minibús que por 2 R$ nos evita los primeros 4 Km. de carretera asfaltada y comenzamos a caminar, cada uno coge su ritmo y yo voy solo, disfrutando de esta maravillosa naturaleza virgen, bosque tropical, nepentes (plantas carnívoras comedoras de insectos), primeras fotos del Monte Kinabalu en ese juego de abrir y cerrar que tiene la niebla, camino en fuerte ascenso, serán cuatro horas y media aunque con múltiples paradas y llego a G. Lagardan a 3.300 m. de altitud, espero a Nur que llega 30 min. más tarde, cansado pero creo que muy satisfecho, es su primera montaña de cierta altitud. Ya en el refugio asistimos a una lluvia tremenda, casi explosiva y se forman arroyos y cataratas entre las sinuosidades del granito. Tomo fotos pues en el valle ha abierto la niebla, las nubes se mueven a increíble velocidad. A pesar de ser las cuatro y cuarto de la tarde me meto en el saco. Mucho bullicio en el refugio, apenas se duerme alguna hora.



16-4-1993

A las 2h. suena un despertador y todo el mundo se pone en movimiento, desayuno y a las 3 en marcha, se presenta muy pino de escalones esta primera parte, llevo la linterna frontal y voy cómodo, los grupos se van acoplando por los ritmos y cuando llego a Sayat-Sayat voy solo, este refugio son apenas unas literas, mejor haber permanecido abajo, A partir de aquí comienza el granito, toda la ruta está equipada de generosas maromas de fibra, la escalada es fácil con esta ayuda, la luna de cuarto creciente ilumina satisfactoriamente la ruta, apenas utilizo la linterna, delante no muy lejos veo dos luces, deben ser el namibio y el alemán, poco a poco pero con ritmo constante sigo ascendiendo vigilado por las sombras de los picos Donkey’s Ears (las orejas del burro) a mi derecha, a la izquierda el St. John’s Peak. No hace demasiado frío y ya vislumbro la cumbre y con un poco de tesón la alcanzo, allí como preveía están los dos chicos, me ofrecen el libro de cima para inscribirme y charlamos sobre las montañas de África y Sudamérica esperando la salida del sol. A las 5, apenas 2 h. de ascensión llegué y a las 5,40 las primeras luces nos permiten las primeras fotos. Los grupos van llegando y ocupando espacio en esta no demasiado grande cumbre del Low Peak (pico bajo) que contradictoriamente es el pico más alto, 4.101 m., del sudeste asiático, gran hito entre las altísimas cumbres del Himalaya y las montañas de Irian Jaya en Nueva Guinea. Ya con el día llega Nur y disfrutamos de las vistas sobre la selva y sobre el mar.

La bajada será una tortura para las rodillas, pero este ritmo lento nos hará disfrutar de los bosques de rododendros y las plantas comedoras de insectos, buscaremos sin suerte encontrar alguna raflesia entre esta frondosa floresta aromática y plagada de mariposas. En la tarde y ya descansando, charlamos tomando té con una chica neozelandesa que habla español y trabajó en la Expo. Nos acosan los mosquitos. Me retiro a una de las diez literas, me pongo los tapones de cera y me entrego a la lectura. Nuestro próximo destino es Filipinas.

___________________
Kriss = cuchillo malayo
MAS = líneas aéreas



CONTACTAR CON EL AUTOR: vlopezfajardo[at]hotmail.com

Fotografías: Víctor López Pérez-Fajardo © Derechos reservados
Revista Almiar (Madrid, España) / n.º 37 / enero 2008
MARGEN CERO™ (2008) - Aviso legal


PORTADA l EXPEDICIÓN AMÉRICA 500 l FOTOGRAFÍA l REPORTAJES