En el camino

reportajes



R4dio
_________________________________________________________
acabando por el principio
a ritmo de Franz Ferdinand




































En la web de R4dio, se pueden descargar
libremente algunas de sus canciones















































































Una sección llamada «En el camino» tenía que acabar por el principio, es decir, los que están haciendo las maletas para empezar el viaje en cualquier momento. Ustedes no los conocen, pero tocan en algunos de los bares y discotecas de su ciudad, cuelgan los vídeos de sus actuaciones en youtube.com, pasean sus maquetas de discográfica en discográfica y buscan el productor o la pequeña discográfica que por fin se decida a darles una oportunidad.

Que todos lo intenten no quiere decir que todos tengan talento, pero sí es cierto que el talento está cada vez más soterrado, con divisiones demasiado establecidas: una primera división de Cantos del Loco y Orejas de Van Gogh, una segunda división de Nachos Vegas y Cabras Mecánicas, una tercera división de Magas, Rojas, Diegos Cantero, Quiques González, Casas Azules, Habitaciones Rojas, una cuarta división con Paco Cifuentes, Alex Martínez, Dani Flaco... así hasta llegar a regional o preferente o lo que ustedes quieran.

Pero lo que establece esas divisiones, esas clases, no es el talento, señores, es el mercado. Son las discográficas, son los representantes, son las radios...

¿Y quién está en esa división preferente esperando la oportunidad de grabar su primer disco? Son tantos que sería absurdo dar nombres. Chavales de entre 18 y 30 años en su mayoría que tocan en Ritmo y Compás, que alquilan locales y se reúnen cada semana un par de veces. Tipos a los que Darío, el entrañable dueño del Búho Real, puede dar una oportunidad en un momento dado. Chicos que se tienen que buscar la vida para conseguir una fecha en El Sol y llamar entonces a todos sus contactos y demostrar, demostrar, demostrar...

Cuanto más tiempo se pierde en demostrar, menos queda en elaborar un arte propio, y estos chicos suelen acabar cansados, derrotados, hartos de pegarse contra las paredes de las discográficas.

Los «profesionales en paro»

¿Todos? No. Aquí hay también irreductibles galos. Hay «profesionales en paro». Esa definición es la que me atrajo a R4dio desde el primer momento, cuando les escuché en la sala El Sol, allá por abril o mayo. «Nos planteamos la música profesionalmente, tenemos equipos muy buenos y que cuestan mucho dinero, dedicamos muchas horas a ser mejores cada día y desde luego que no tenemos el apoyo de ninguna multinacional, pero tampoco somos un grupo cualquiera, al azar».

No lo son. Tienen talento y mucho valor. R4dio es un grupo madrileño encabezado por Luis Miguel Ruano, «Triki», Carlos Wazoski, Javi «Santoreik» y David a la batería. Componen canciones británicas pero en castellano, alternan toda clase de estilos y vigilan mucho la estética, no hay más que pasarse por su página web http://www.r4dio.net. Lo dicho, para acabar esta sección podría haber elegido a decenas de grupos, pero les he elegido a ellos. Pásense por la página y estimen ustedes mismos si lo merecen.

«Triki» y yo nos reunimos en un café que conocemos bien porque somos vecinos del mismo barrio madrileño. Le explico en qué consiste la sección y por dónde va a ir la entrevista y se comporta como un verdadero profesional: «si no te importa, no cites eso», «esto no lo pongas así...». Es el problema de ser grupo y discográfica a la vez. Ellos cuidan su propia imagen, nadie lo hace en su lugar. Es normal que les preocupe.

Lo primero que hay que saber sobre R4dio es qué aporta, qué les diferencia de los demás grupos y por qué alguien tendría que darles esa oportunidad que buscan. «Los grupos pop españoles están muy establecidos: La Oreja de Van Gogh, El Canto del Loco... siguen una tradición que viene de toda la vida y que es muy reconocible. Nosotros ofrecemos algo nuevo, de influencia británica, mezcla de la New Wave y los Beatles. Ni siquiera nos preocupa aportar algo comercialmente, sino ser reconocidos en el sector que le gusta esa clase de música».

Desde luego, sus conciertos tienen cada día más de Franz Ferdinand, por ejemplo, pero componen en español y me empeño en repetirle que eso queda raro. Triki no se baja del burro: «Nuestro vocabulario (giros, palabras, recursos...) es más rico en castellano. Lo que nos pasa, lo que queremos contar es normal que lo pensemos en castellano y así lo pasamos al papel. Es complicado, porque el inglés tiene el ritmo de las palabras bisilábicas y en castellano hay que buscar equivalentes sin que afecte la calidad literaria, pero es lo que hay».

Justo lo contrario que Christina Rosenvinge, qué curioso.

R4dio nació hace casi tres años ya y es heredero, como suele ser habitual, de distintas formaciones y alianzas que se van deshaciendo con el paso de los años, la pereza, las distintas obligaciones laborales. Madurar un grupo no es algo tan sencillo como reunirse los jueves a tocar una hora. Las influencias que Triki cita dejan claro por dónde tiran: Travis, The Cardigans, Franz Ferdinand, Coldplay, Radiohead, U2, Bloc Party... «Y en cuanto a grupos españoles, pues, Los Piratas, o más bien Iván Ferreiro, y Amaral, por supuesto, personalmente, al menos ella es un encanto».

Claro que hay otros grupos, algunos de los que comparten con ellos actuaciones en Ritmo y Compás y algunos que ya han ascendido a alguna división superior: «Nos fijamos mucho en Maga, por ejemplo, nos gustaría que nos comparasen con ellos». Es un buen ejemplo, desde luego. Maga fueron definidos como los «Muse españoles» y coinciden en hacer música inglesa pero compuesta en castellano. ¿Qué otros compañeros de viaje se pueden encontrar en el camino? «A un nivel superior, Lori Meyers o Underwater Tea Party, de los que se pelean cada día como nosotros, hay muchísimos, por ejemplo, Lois Casino —que aún no han sacado disco pero son muy buenos— y otras bandas como Molim o Estrella Polar que nos suelen acompañar en los conciertos.

¿Pero en qué consiste ese paso entre los conciertos en El Sol a los conciertos en La Riviera, por ejemplo?, ¿por qué es tan difícil darlo, en cualquier caso? Triki lo tiene claro, de hecho, si este tipo destaca por algo es por su franqueza y claridad de ideas: «La música en España se ha convertido en un funcionariado. Una vez que llegas, te quedas. Te puede costar más o menos llegar, pero una vez ahí... puedes tirarte 20, 30, 40 años. Los que quieras. Hay gente sacando discos con multinacionales que hacen una música horrorosa, pero da igual. Ya han sacado plaza. Y claro, no hay sitio para todos».

Con todo, tiene que haber maneras de llegar al público. «Internet, básicamente», afirma Triki mientras pide otra Coca-Cola. «Nadie sabe quién puede llegar a tu página o ver tu actuación en You Tube, el público potencial es enorme. Luego está el ‘boca a boca’ entre amigos, recurrir a salas pequeñas, que te conozcan, movilizar a los contactos, hacer muchas relaciones públicas, aunque sin necesidad de arrastrarte ante nadie. Hablar con la gente de Moby Dick, de Copérnico... avanzar peldaños. Ahora mismo es fácil hacer un buen producto musical, lo complicado es venderlo. Con el desarrollo informático, uno puede autoproducirse con una calidad similar a la del estudio, lo que no puede hacer es inventarse un público que escuche esa maqueta».

El problema del mercado, claro, y con eso volvemos a las divisiones del principio. La gente no es consciente de cuántos equipos juegan esta liga y de qué pocos estadios hay construidos. Las grandes radios, los escasos programas de televisión apuestan sobre seguro. Algunas revistas de tendencias más independientes se van a Lori Meyers, Los Planetas, El Bicho, La Buena Vida... cada uno según sus gustos. El problema es todo lo que hay debajo. El «underground» del «underground».

«La única solución es ir a radios universitarias, fanzines, centros Erasmus —ellos suelen apreciar el tipo de música que hacemos—, puedes conseguir que alguna revista musical como Mondo Sonoro o Le Cool Magazine te saque algo, o, incluso, si tienes suerte alguien de Radio 3 puede aparecer por un concierto tuyo, pero se trata de eso: de suerte». Y aparte de eso, el paraíso de Internet. Un paraíso de frutos aún inciertos y demasiado impersonales. «Internet es otra historia. Siempre vas a encontrar a alguien que se interese por ti, porque la Red es inabarcable: ahí tienes a IndyRock.net o Jenesaispop... o vosotros mismos».

Al decir esto, me siento súbitamente culpable. Quizás habría que repetir todo esto pero desde el principio. Me lo comentó Darío, del Búho Real, el otro día y ya me lo habían comentado mucho antes en otros contextos: «Se trata de adelantarse». Probablemente, haya dado a conocer a muchos grupos que ustedes no conocían antes o he conseguido sacar a la luz aspectos de gente consolidada que no estaban iluminados. Ahora habría que hacer lo mismo pero desde abajo del todo. Desde la regional preferente. Estar ahí antes que todos los demás.

Sólo que es una tarea demasiado grande para un hombre solo y no tengo madera de Ulises. Eso sí, para quien lea esto: alguien debería hacerlo. Es sólo una advertencia.

La entrevista se acaba ya y sólo queda por saber cuáles son los siguientes pasos: «Buscar más conciertos y acabar una nueva maqueta —por lo que he sabido luego, están grabando un par de canciones con Inés Thiebaut, y apunten ese nombre, viene de acabar un postgrado en la Universidad de Berkelee, dirigiendo a la vez la orquesta y componiendo ella misma la música de la graduación—. En octubre nos gustaría tocar en Moby Dick para presentar el trabajo a las discográficas, pero no está del todo confirmado».

Y mientras tanto, enviar maquetas, intentar ganar concursos saturados. Hacerse un sitio. Demostrar, demostrar, demostrar... Empezar a andar hacia algún lado y confiar que ese, por fin, sea de verdad El Camino.


_____________________________
Entrevista por Guillermo Ortiz López
Fotografías originales publicadas en la página web de R4dio (cedidas para esta entrevista): http://www.r4dio.net/ © 2006
Web de Guillermo Ortiz: http://www.guilleortiz.com/


MÁS ENTREVISTAS EN EL CAMINO:
DIEGO CANTERO: Sonrisas y sueños tras los pasos de Bebe l LICHIS Y LA CABRA MECÁNICA: Antihéroes a su pesar l
ROJAS El chico que se atrevió a ser Alejandro Sanz l LOS PECES l NACHO VEGAS l JOAQUÍN SABINA El hombre del neón entre la nieve l DANI FLACO l CHRISTINA ROSENVINGE La ambigüedad y el equívoco l NENA DACONTE Los pequeños objetivos de Mai Meneses y Kim Fanlo l R4dio Acabando por el principio a ritmo de Franz Ferdinand




VOLVER A ENTREVISTAS | ARTÍCULOS | LITERATURA
|
PINTURA | FOTOGRAFÍA | PRINCIPAL




Revista Almiar - Margen Cero™ (2005-2006) - Aviso legal